Esdras Cabrera Alberto

En el año 2000 estaba pasando la peor situación económica de mi vida. Mi familia y yo vivíamos en una casa sin muebles y muy humilde. Me cobraban la renta mínima de mi país y ni siquiera eso podía pagar. Llegué al punto de tener que tomar prestado en un colmado para poder dar de comer a mi familia. Tenía deudas por todos lados.

En ese momento mi gran amigo Nicanol Jaquez me presentó una oportunidad en la que me hablaba de 4Life. Comencé inmediatamente a trabajar, pero yo no estaba buscando un trabajo más, sino una oportunidad que me permitiera alcanzar todas mis metas y realizar todos mis sueños. En ese momento solo conocíamos de Transfer Factor como algo sin precedente en la historia. En los años de experiencia trabajando con diferentes suplementos nutricionales, no había visto un producto que actuara con la efectividad del Transfer Factor.

Entendí que no podía lograr esto solo y le doy gracias a Dios por permitirme conocer personas como: Dave Daughtrey, a quien agradezco infinitamente su apoyo incondicional; al Dr. Herminio Nevárez por su paciencia y comprensión, pues a veces eran las doce de la noche y yo me quedaba dormido mientras el Dr. Nevárez me explicaba cómo funcionaba el sistema. Luego, el escribió La Guía del Éxito la cual me permitió desarrollar el conocimiento para formar un red exitosa y así lograr la independencia financiera. Agradezco a mi hermano Juan Rosado con todo mi corazón por haber sido como un padre cuando enseña a su hijo a caminar. El me prometió que no me iba a dejar solo hasta que lograra mis sueños y así lo hizo.

Si tienes definida cuál es tu misión al venir a este mundo, los obstáculos te servirán de entrenamiento para brincar más alto y alcanzar tus sueños sin límites y así cambiar la historia de la humanidad.